UN ESCENARIO ÚNICO

001El PARQUE FERROVIARIO DE MARTORELL es un complejo cultural en torno al ferrocarril. No se trata ni de un museo (destinado a la exhibición estática de vehículos o a su funcionamiento esporádico) ni de una circulación puntual (con carácter ocasional). Por el contrario, se trata de un escenario permanente en el que se lleva a cabo, de forma continuada, una actividad de carácter ferroviario cuyas características corresponden íntegramente a principios del siglo XX.

El lugar elegido para ello son las instalaciones existentes en la localidad de Martorell (Barcelona), que pertenecieron en su día a la Cía. de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y a Alicante (MZA), antecesora de RENFE. Concretamente, la nave de 2.000 m2 de superficie, construida en el año 1912, y el correspondiente haz de vías que le da servicio.

La zona exterior de la nave constituye el teatro de operaciones sobre el que tiene lugar la circulación de trenes, el movimiento de locomotoras, la carga y descarga de vagones de mercancías y el movimiento de carros, bombas de agua o vehículos auxiliares. Todo ello operado por personal especializado, ataviado con uniformes y vestimentas de la época, que ajustan su actividad a los usos y procedimientos de aquel entonces.

039007

Se trata de un espacio en el que se recrea, de forma integral, el ambiente existente en cualquier instalación ferroviaria de la época considerada. Desde el primer elemento al último, incluidos los comportamientos humanos. Con ello, el visitante no es un mero espectador sino que puede vivir una profunda experiencia personal en torno a lo que constituía nuestra realidad ferroviaria de hace cien años.

senales22Para el logro de este objetivo se han seleccionado una serie de ilustrativos elementos de nuestro pasado ferroviario. Los más importantes, sin duda, locomotoras de vapor, coches de madera y vagones de mercancías de la época. Pero dicha selección no se limita a esos grandes elementos, sino que alcanza a toda variedad de objetos de mucha menor entidad, pero de idéntica representatividad, como uniformes, relojes, faroles de petróleo, cornetas, banderines, etc.

La utilización de todos esos elementos conlleva el rescate de aquellos usos que le son propios y la recuperación, por tanto, de funciones ya desaparecidas en la praxis ferroviaria que son mostrados al público en un escenario y en el marco de una iniciativa totalmente singular.

Los elementos patrimoniales de orden menor, integrantes del conjunto creado (señales, faroles, bomba impelente, aguada, etc.), no sólo se hallan en perfecto estado estético, sino también funcional. Todos ellos están incluidos en el plan de explotación diario, dentro de la operativa ordinaria planteada. Con ello, pueden cumplir con las funciones para las que fueron concebidos y diseñados, del mismo modo y con la misma finalidad que antaño.

77007003

En esa línea, el planteamiento del PARQUE FERROVIARIO DE MARTORELL se dirige a crear realidades “vivas”, alejadas de superados planteamientos, en las que personal, material y procedimientos operativos definen escenarios globales caracterizados por la interactividad con el visitante.

009Especial aspecto lo constituye a este respecto, cuando las circunstancias lo aconsejan, la llamativa presencia de figurantes ajenos a la explotación ferroviaria, rigurosamente vestidos de época. Sus levitas, chisteras, polisones y otros atavíos logran definir, en conjunción con los antiguos uniformes ferroviarios exhibidos por el personal, un ambiente singular caracterizado por la más rigurosa coherencia.

Así, pues, mediante la puesta en valor de las realidades puramente ferroviarias y el añadido del resto de elementos externos, viene a configurarse un escenario cultural único que brinda la oportunidad de sumergirse, a través de una señalada experiencia vital, en cuanto tenía que ver con el ferrocarril de antaño.

Con todo ello queda cumplido el objetivo del PARQUE FERROVIARIO DE MARTORELL al conseguir poner a disposición de nuestra sociedad una realidad integral propia de otras épocas, y prácticamente olvidada, en unas condiciones materiales de recreación que no sólo permiten a sus miembros contemplarla en calidad de espectadores, sino vivirla intensamente en primera persona.

parque.martorell.cst